Portada » ¿Qué herramientas necesito para pintar?

¿Qué herramientas necesito para pintar?

Si quieres darle un aire nuevo a un mueble o repasar las paredes de tu casa, lo ideal es que compres una pintura de buena calidad y te pongas manos a la obra. Con un bote de pintura y un rodillo o brocha podrás conseguir resultados increíbles. Sin embargo, para conseguir un acabado perfecto, tendrás que hacerte con algunas herramientas para pintar, las cuales varían según la superficie. Si lo que quieres es reavivar la llama con tu casa, dándole un toque moderno y de revista, no te lances a lo loco a pintar. De esta manera, solo conseguirás un resultado peor al anterior.

Herramientas necesarias para pintar una casa

Material de protección

A la hora de pintar una casa es muy importante proteger el mobiliario y las zonas que no queremos que se manchen de pintura. Quizás, esto es lo último en lo que pensamos a la hora de elegir las herramientas para pintar, enfocándonos únicamente en los utensilios imprescindibles. Sin embargo, si no quieres que las ventanas, el suelo u otros espacios se estropeen, necesitas herramientas para la protección de superficies. Dentro de estas se encuentran el cubretodo y el plástico y el papel autoadhesivo. Estos son muy fáciles de instalar, ya que se pegan por un lado al objeto o zona que quieras proteger, sin necesidad de que tú recorras todo el trayecto colocando cinta adhesiva. Al ser adherentes, no se moverá en ningún momento de la tarea, por lo que tus muebles, suelos y ventanas estarán protegidos de salpicaduras. Por otra parte, el elemento de protección no deja restos a la hora de quitarlo, por lo que no estropeará la superficie en la que lo coloques.

Herramientas para preparar la superficie

Antes de empezar a pintar, tendrás que preparar algunas superficies para que absorban bien la pintura y queden con un acabado perfecto. A la hora de alisar una superficie, te será muy útil un guante de velcro para lijar. Esta herramienta es muy cómoda, ya que ofrece un mayor control que un papel de lija. Tan solo tendrás que ponértelo y pasar la mano por los sitios que quieras alisar. Una espátula también será muy útil para ciertas tareas, como eliminar gotelé o cubrir grietas. Por último, un disolvente te ayudará a deshacerte de pinturas sintéticas en los accesorios.

Pistola de pintura

Para realizar la mayor parte de la tarea necesitarás una pistola de pintura. Este tipo de herramienta te ayuda a ahorrar pintura, ya que se mezcla con aire y requiere menos cantidad que un rodillo para cubrir la misma superficie. Además, también ahorrarás tiempo, puesto que con este tipo de utensilio se trabaja más rápido. Por último, el acabado, si se hace adecuadamente, es más perfecto que el que puedes llegar a conseguir con un rodillo o brocha.

Herramientas para pintar una habitación y paredes interiores

Papel autoadhesivo

Al igual que para realizar cualquier otra tarea de pintura, lo primero que debes hacer es proteger aquella zona en las que no vayas a trabajar. De esta manera, te ahorrarás el tener que limpiar a fondo las superficies o el mobiliario que hayas ensuciado. Para esto te recomendamos un papel autoadhesivo, el cual se adhiere al suelo y permanece inmóvil durante la faena. Cuando hayas terminado de pintar, tan solo tendrás que quitarlo con tus propias manos sin que quede ningún resto de adhesivo en la superficie.

Utensilios para eliminar el gotelé

Si tienes gotelé en casa y quieres quitarlo por estética, antes de pintar deberás alisar la superficie. Para ello tendrás que utilizar una espátula, una rasqueta y aguaplast. El aguaplast es una masilla que se mezcla con agua y que se utiliza para quitar el gotelé al temple. Este producto se puede aplicar con rodillo o con la ayuda de una espátula. Después de haber realizado este paso, tendrás que pasar la rasqueta o espátula por toda la superficie. Estas dos herramientas están hechas de metal y tienen una forma triangular con mango para poder pasarlas manualmente por la pared y alisarla completamente. Una vez se haya secado el aguaplast, podrás empezar a pintar.

Herramientas para pintar

Para pintar la mayor parte de la pared deberás utilizar un rodillo y un alargador telescópico, el cual te ayudará a llegar a las zonas más altas de una forma más fácil. Para paredes lisas a las que se le vayan a aplicar pinturas plásticas, lo ideal es un rodillo de poliamida. En cambio, para paredes rugosas, el rodillo deberá ser de microfibra de poliéster. Si quieres evitar las odiosas marcas y lograr un acabado más uniforme, elige un rodillo con los extremos redondeados. Para pintar zonas más difíciles, opta por una brocha, un pincel o varillas flexibles.

Herramientas para pintar techos

Protectores

En primer lugar, necesitarás proteger tanto el resto de superficies, como el mobiliario de tu hogar. Para ello es recomendable que utilices un cubretodo, un protector hecho de plástico con el que tendrás que cubrir los suelos y las paredes de tu casa. De esta manera, evitarás salpicaduras. Además, también es recomendable que te protejas a ti mismo. Para ello es aconsejable que te hagas con unas gafas protectoras, una gorra para cubrir tu pelo y un mono para pintar, el cual podrá ser desechable o lavable.

Cubetas y bandejas

Las cubetas y las bandejas te facilitarán el trabajo. En estas es donde tendrás que realizar la mezcla de pintura y donde impregnarás la herramienta que utilices para poder pintar. Estas cuentan con una parte para poder tirar el exceso de pintura y evitar goterones y manchas.

Palo de extensión

Un palo de extensión es un utensilio que cumple la función de alargador para el rodillo. Estos suelen ser de aluminio y los hay ajustables para que se adapten a la altura de tu techo. Con esta herramienta podrás pintar los techos de las habitaciones de una forma más cómoda que requiera menos esfuerzo por tu parte.

Rodillo

Si deseas pintar el techo de tu hogar, tendrás que hacerte con un rodillo, el utensilio principal para llevar a cabo esta tarea. Dependiendo de la superficie y de la pintura que vayas a utilizar, tendrás que utilizar un tipo de rodillo diferente. Para pintar techos con gotelé lo ideal es un rodillo de lana de pelo largo. En cambio, para techos lisos, es mejor un rodillo de pelo corto. Si vas a aplicar una pintura vinílica o acrílica, opta por uno de pelo largo. Para pinturas plásticas al agua lo aconsejable es uno de pelo corto.

Herramientas para pintar fachadas y exteriores

Cubeta

Una cubeta es el recipiente en el que colocarás la pintura para poder impregnar el rodillo o la herramienta que vayas a utilizar. Es recomendable que esta sea de un material resistente, como el polipropileno, para poder utilizarla en varias ocasiones. Elige una que tenga asas, esto te facilitará el traslado de la cubeta cuando termines con una zona y pases a otra nueva. Puedes completar la cubeta con una rejilla de extremos abatibles, un complemento de uso profesional que elimina el sobrante de pintura y evita los goterones y las manchas.

Alargador

La función principal de un alargador es facilitar el acceso a las zonas más altas de la fachada de tu casa. Gracias a este utensilio se pueden alcanzar superficies de 1 a 6 m de distancia. Elige uno que se pueda adaptar tanto a rodillos como a brochas, ya que, aunque vayas a realizar la mayor parte del trabajo con el rodillo, para lograr un resultado perfecto tendrás que trabajar en algunas zonas con brocha. Utiliza uno con varios tramos para que se ajuste bien a la altura de los muros exteriores de tu vivienda.

Rodillo

Las fachadas de las viviendas son por lo general superficies rugosas y no del todo lisas. Por ello se recomienda un rodillo de poliamida de pelo largo. La poliamida es un plástico de fibra sintética y natural que evita el goteo y los restos de fibra del rodillo a la hora de pasarlo por la superficie. Además, para grandes superficies elige rodillos de 60 mm de diámetro con acolchado interior para garantizar una mayor capacidad de carga. Para superficies de menor tamaño, puedes optar por un mini rodillo o una brocha prensada.

Herramientas para pintar madera

Herramientas para la preparación de la madera

A la hora de pintar un mueble o cualquier superficie de madera, lo primero que debes hacer es aplicar disolvente en la zona para eliminar restos de pintura anteriores y así conseguir que la nueva capa de pintura se fije bien a la superficie. Si la pintura anterior está en buen estado, podrás ahorrarte este paso y pasar directamente a lijar la madera. Elige una lija de grano fino para alisar la superficie. En el caso de querer quitar los restos de pintura sin disolvente, podrás utilizar una lija de grano grueso. Tras haber hecho esto, es recomendable que limpies el mueble con agua y vinagre.

Espátula

Antes de pintar, tendrás que asegurarte de que la superficie no tenga imperfecciones. Si el mueble o las puertas tienen hendiduras, grietas o cualquier tipo de desperfecto, tendrás que repararlos previamente. Para ello lo ideal es aplicar una masilla específica para madera con una espátula. Estas suelen ser de látex, de silicona o de caucho butílico, siendo esta última opción la más recomendable.

Rodillo y paletina

En el momento de empezar a pintar, es importante utilizar las herramientas adecuadas para que el resultado final sea el deseado. Para ello utiliza un rodillo y una paletina, eligiendo uno u otro según la accesibilidad y el tamaño de la zona a pintar. Estos no podrán ser de mala calidad, ya que dejarán fibras y no conseguirás un buen acabado. Por ello, utiliza un rodillo de espuma no muy poroso y una paletina de fibra sintética. En cuanto al rodillo, también es recomendable que tenga los extremos redondeados para que no deje marcas.

Herramientas para pintar metal

Lija o cepillo de alambre

En primer lugar, tendrás que revisar si el metal se encuentra en perfectas condiciones. Si tienes zonas oxidadas, deberás deshacerte de ellas. Para ello tendrás que proceder al lijado de la superficie metálica con una lija de grano extrafino. También podrás utilizar un cepillo de alambre en los casos en los que la superficie se encuentre muy deteriorada. Este tipo de herramientas es un cepillo de mano con alambres de acero que se utiliza para quitar el óxido o los restos de pintura en el metal.

Brocha

El siguiente paso será aplicar una capa de antioxidante, o dos en el caso de que el objeto se vaya a colocar en zonas exteriores. El antioxidante es un tipo de esmalte que se aplica sobre todo tipo de metales para poder retrasar la oxidación a lo largo del tiempo. Este tendrás que aplicarlo sobre el mueble o superficie a tratar con una brocha de forma uniforme. La brocha tendrá que ser de pelo duro y grueso, ya que este tipo está diseñado para soportar componentes abrasivos, como el esmalte para metal.

Rodillo

El paso final será aplicar la pintura sobre la superficie, ya limpia y libre de imperfecciones. Para hacerlo, utiliza un rodillo de lana, estos cubren de pintura en gran medida la superficie, por lo que son ideales para este tipo de material. Existen rodillos de lana de pelo largo y corto. En el caso del metal, opta por uno de pelo corto si la superficie es lisa. Si tiene rugosidades, hazte con un rodillo de lana de pelo largo.

Dónde comprar herramientas para pintar

Podrás comprar las herramientas en una ferretería o en una tienda de pinturas. Sin embargo, si quieres asegurarte de que los utensilios son exactamente lo que necesitas, es mejor que te hagas con ellos en Amazon. Comprando de esta manera, podrás comprobar la calidad de las herramientas y su rendimiento a través de los comentarios de otros clientes. Además, gracias a la ficha del producto, tendrás la oportunidad de ver todas las especificaciones y los materiales de su composición, pudiendo elegir un utensilio de buena calidad. En el caso de que la herramienta no sea la que esperabas, podrás devolverla y hacerte con otra que sí cumpla con tus requisitos.